miércoles, 25 de marzo de 2009

Deseo compartir esta reflexión contigo

Solo el amor vence al miedo. Sólo el amor escencial que hay en cada uno logra superar los miedos.
Cuando hay amor en nosotros, no cabe el miedo. Sólo dos son los sentimientos que lideran nuestra vida, EL MIEDO Y EL AMOR. Si dejamos que uno lidere al otro, en consciencia, entonces tenemos poder sobre las situaciones que nos toquen vivir...siempre.
A continuación, te invito a que nutras tu corazón con esta reflexión, basada en el amor. Sol.
El ego...y tú

«El ego es literalmente un pensamiento atemorizante»

De pequeños nos enseñaron a ser niñas y niños «buenos», lo que, por cierto, implica que todavía no lo éramos.
Nos enseñaron que éramos buenos si limpiábamos nuestra habitación, o si sacábamos buenas notas. No nos enseñaron que éramos
«ESENCIALMENTE» buenos.
No nos proporcionaron una sensación de aprobación incondicional, un sentimiento de que éramos valiosos por lo que éramos, no por lo que hacíamos. Y no es que fuéramos educados por monstruos. Nos educaron personas a quienes habían educado de aquella misma manera. A veces, en realidad, quienes más nos amaban sentían que era su responsabilidad que estuviéramos bien preparados para la lucha.
¿Por qué? Porque el mundo es como es, duro, y ellos querían que nos fuera bien. Teníamos que volvernos tan locos como está el mundo, porque de otra manera jamás nos adaptaríamos a él.
La meta era el logro, el título, el ingreso en Harvard. Lo raro es que no hayamos aprendido que la disciplina, desde esa perspectiva, es un extraño y antinatural desplazamiento de nuestro sentimiento de poder, que lo aparta de nosotros para proyectarlo sobre fuentes externas.
Perdimos el sentimiento de nuestro propio poder. Y lo que aprendimos fue el miedo, el miedo de que, siendo tal como éramos, no valiéramos lo suficiente.
El miedo no favorece el aprendizaje. Nos vuelve tullidos, inválidos, neuróticos. Y cuando llegamos a la adolescencia, la mayoría de nosotros estábamos gravemente «tocados».
Nuestro amor, nuestro corazón, nuestro verdadero yo, fueron constantemente invalidados tanto por la gente que no nos quería como por la que nos amaba. Y por falta de amor empezamos, lenta pero inexorablemente, a hundirnos.
Hace años me dije a mí misma que no debía preocuparme por el diablo. Recuerdo haber pensado que no hay ninguna fuerza maligna al acecho por el planeta. «No existe más que en mi cabeza», me dije.
Después me di cuenta de que eso no era una buena noticia. Puesto que cada pensamiento crea experiencia, no hay peor lugar donde pudiera estar. Aunque es verdad que ahí afuera no hay ningún diablo a la caza de nuestra alma,
en la mente tenemos la tendencia -que puede poseer una fuerza asombrosa- a percibir sin amor.
Como desde niños nos han enseñado que somos seres separados y finitos, nos resulta muy difícil todo lo que tiene que ver con el amor.. Lo sentimos como un vacío que amenaza con abrumarnos, y en cierto sentido, es y hace precisamente eso.. Aplasta a nuestro pequeño yo, nuestro solitario sentimiento de separación, y como eso es lo que creemos que somos, sentimos que sin él nos moriríamos. Lo que moriría en ese caso sería la mente asustada, para que el amor que hay dentro de nosotros pudiera tener ocasión de respirar.
Se llama «ego» a la totalidad de nuestra red de percepciones atemorizantes, que brotan de aquella primera falsa creencia en nuestra separación de Dios y del resto de los seres humanos.
La palabra «ego», en general la utilizo en este libro de diferente manera de como se suele usar en la psicología moderna.
La utilizo como los antiguos griegos, como la idea de una identidad pequeña y separada
.
Es una falsa creencia sobre nosotros mismos, una mentira sobre quiénes y qué somos en realidad.
Por más que esa mentira sea nuestra neurosis, y que vivirla sea una angustia terrible, es sorprendente la resistencia que ofrecemos a sanar la escisión.
Cuando el pensamiento se separa del amor, da lugar a creaciones profundamente falsas. Es nuestro propio poder vuelto en contra de nosotros mismos.
En el momento en el que la mente se apartó por primera vez del amor -cuando el Hijo de Dios se olvidó de reír-, cobró existencia todo un mundo ilusorio. Un curso de milagros llama a ese momento el «desvío hacia el miedo» o la «separación de Dios».
El ego tiene una pseudovida propia y, como todas las formas de vida, lucha con uñas y dientes para sobrevivir. Por más incómoda, dolorosa o incluso a veces desesperada que pueda ser nuestra vida, es la vida que conocemos, y nos aferramos a lo viejo en vez de probar algo nuevo.
Estamos hartos de nosotros mismos, en un sentido u otro. Es increíble la tenacidad con que nos aferramos a cosas de las que pedimos ser liberados en nuestras oraciones.
El ego es como un virus informático que ataca al centro del sistema operativo.
Nos muestra un oscuro universo paralelo, un ámbito de dolor y de miedo que en realidad no existe, aunque ciertamente parece real. Antes de la caída, Lucifer era el ángel más bello del Cielo. El ego es nuestro amor a nosotros mismos convertido en odio a nosotros mismos.
El ego es como un campo de fuerza gravitacional, construido durante eternidades de pensamientos atemorizantes, cuya atracción nos aleja del amor que hay en nuestro corazón.
El ego es nuestro poder mental vuelto contra nosotros mismos
. Es astuto, como nosotros, y persuasivo, como nosotros, y manipulador, como nosotros.
Es un diablo de «lengua de plata». El ego no se los aproxima para decirnos: «Hola, soy tu asco de ti mismo». No es estúpido, porque nosotros tampoco lo somos. Más bien nos dice cosas como: «Hola, soy tu yo adulto, racional y maduro.
Te proporcionaré todo lo que necesites».
Y entonces empieza a aconsejarnos que nos cuidemos a nosotros mismos a expensas de los demás. Nos enseña a ser egoístas, codiciosos, críticos y mezquinos.
Pero recuerda que no somos más que uno: lo que damos a los demás, nos lo damos a nosotros mismos. Lo que les negamos, nos lo negamos a nosotros mismos.
En cualquier momento en que escogemos el miedo en lugar del amor, nos negamos la experiencia del Paraíso.
En la misma medida en que abandonemos al amor, sentiremos que el amor nos ha abandonado.

Marianne Williamson (*)
Posteado x Sol
Gentileza de Ram

(
*) Marianne Williamson escribió su A Return to Love cuando terminó de trabajar personalmente sobre A Course in Miracles. La espiritualidad de la Nueva Era coexiste y se correlaciona con el cambio de paradigma fundamental de cada individuo.

miércoles, 11 de marzo de 2009

SACAR LA BASURA DE LA MENTE

REFLEXIONES

De la película Peaceful warrior, Dan Millman

"La vida solo tiene tres reglas: paradoja, humor y cambio:

Paradoja: La vida es un misterio. No pierdas tiempo tratando de descifrarla.
Humor: Mantén el sentido del humor, especialmente sobre ti. Es una fortaleza sin medida.
Cambio: Nada permanece igual, no hay nada que perdure"

Ver más aquí
video

martes, 20 de mayo de 2008

De verdad funciona...para mí

Recordando... (Está en orkut aquí)

Yo tomé el seminario LA FORTUNA A TRAVÉS DEL PERDÓN, dirigido por Diana Lima, psicóloga, máster trainner en programación neurolingüística. Me encantó. Me ayudó muchísimo a sanar heridas del corazón muuuuuy antiguas y pude relacionarme mucho mejor con mi familia, principalmente con mis hermanas. Mi vida mejoró mucho.

APRENDÍ
pensamientos positivos: resultados positivos
Nuestros pensamientos son creativos.
Nuestros pensamientos producen resultados, seamos conscientes o no del proceso de los pensamientos. Necesitamos cambiar nuestros pensamientos para cambiar nuestra realidad.
Otra cosa, los parecidos se atraen, LO SEMEJANTE ATRAE LO SEMEJANTE.
La ley de energía electromagnética establece que cuando creamos un campo de energía eléctrica (como un pensamiento), simultáneamente producimos un campo magnético o una fuerza de atracción.
Por lo tanto, lo que pensamos lo atraemos. Nuestros pensamientos son como búmerangs, vuelven a nosotros.
A veces cuando pienso en todas las personas que se aferran al pensamiento negativo, a que nadie les puede ayudar en el mundo, que nunca van a poder ser felices, etc. siento tanta pena!!! Solo con QUERER de verdad vivir mejor ya es un paso...

Un día a la vez...
asi como la gente q deja de fumar o hace una dieta...así tb sucede cuando se trabaja sobre las emociones. Cuando se RE APRENDE a manejarlas, se vive un día a la vez. Si uno recae...no importa, darse permiso, perdonarse a uno mismo, uno es humano...puede salirse del curso para VOLVER CON MÁS FUERZA DESPUÉS.

CLASE 1 DEL TALLER DEL PERDON

LOS CUATRO PASOS DEL APRENDIZAJE

El aprendizaje se logra en cuatro etapas

1. Incompetencia inconsciente: NO sé que NO sé. Ej.: me voy al lado de alguien que sabe manejar, no se cómo encender el motor, apretar el embrague y manejar el auto. No sé qué impulsa y detiene el auto.

2. Incompetencia consciente: en esta etapa comenzamos a descubrir lo que NO SABEMOS. Aprendemos a manejar, ponerlo en marcha, poner los cambios, frenar, acelerar y doblar. Sabemos para qué es cada pedal y cada botón pero lo usamos PÉSIMAMENTE. Tenemos que pensar cuidadosamente cada paso del proceso de manejo.

3. Competencia consciente: es la etapa de familiaridad; aclimatarse y ponerse cómodo. Estamos manejando mejor y podemos hacer varias cosas a la vez, como girar el volante, doblar, escuchar la radio. Manejar se convierte en algo sin esfuerzo y ya no tenemos que pensar en cada acción tan minuciosamente.

4. Competencia inconsciente: el punto en el cual no sabemos lo que sabemos. no tenemos que enfocarnos. Subimos al auto y manejamos sin pensar. Manejamos automática y naturalmente. Si alguien nos preguntara cómo majejar, tendríamos que parar y penar en lo que sabemos y cómo mostrárselo.

LA MAYORÍA DE LOS ERRORES
La mayoría de los errores generalmente se cometen en la segunda y tercera etapas del aprendizaje (Incompetencia consciente y Competencia consciente). Es el momento de realizar nuestras "repeticiones" hasta convertirnos en INCONSCIENTEMENTE COMPETENTES.
Es hora de DESAFIAR los antiguos paradigmas y tener en cuenta que todo lleva TIEMPO, PRÁCTICA y PERSEVERANCIA.

lunes, 19 de mayo de 2008

SETENTA VECES SIETE

Te invito a leer este libro

http://www.ploughbooks.co.uk/downloads/download.php?ebook=setenta-veces-siete.pdf

También puedes ampliar de que se trata en http://creciendoconpnl.blogspot.com/

EL PERDÓN Y LA SALUD

En el marco de modelo mental del libro Usted puede sanar su vida de Luisa Hay se explican algunas causas que pueden formar parte de la explicación de ciertas enfermedades.

Por ejemplo, ella expone que si nos duele la garganta, es porque no estamos comunicando o no podemos expresar algo que necesitamos.
La afirmación entonces para sanar es esta:
Garganta: abro mi corazón y canto los gozos de la vida

En el caso de la Constipación y resfrío, señala que se debe a que estamos posiblemente pasando por varias cosas, cambios muy radicales (voy a chequear en mis apuntes q hoy olvidé en casa). La afirmación es: permito que mi mente se relaje y se sienta en paz.

Les recomiendo leer el libro si tienen ocasión.

Gracias Miriam Allem.

EL PERDÓN TAMBIÉN DESDE OTRO MODELO

El Perdón, El Mejor Regalo que Puedes Darte
Autor Desconocido

Colaboración de CARLOS MAIDANA
Gracias Carlos! [carlos_anibal@hotmail.com] Lo comparto con mis lectores del blog...



¿Crees que perdonar es difícil?
Muchas personas lo creen así porque piensan en el perdón como un regalo que van a dar a alguien más. El perdón es un regalo para ti mismo, no para el otro.

Huimos del perdón cuando decimos: "Yo nunca le perdonaré" o "Que le perdone Dios". Dios no nos puede personar porque simplemente Él nunca nos juzga, somos nosotros quienes a diario emitimos juicios. El juicio nace del miedo, el perdón en cambio va de la mano con el Amor.

El juicio va acompañado de ira, resentimiento y venganza.
¿Te sientes tú inocente?
Es difícil hacerlo, todo el tiempo nos estamos sintiendo culpables, es por eso que también necesitamos perdonarnos a nosotros mismos. Esto es a veces más difícil que perdonar a los demás. Desde que nacemos nos sentimos envueltos en culpabilidad, ya tenemos encima "el pecado capital", ya se nos ha rotulado como culpables, haciéndonos sentir inmerecedores y rechazando la abundancia, auto-castigándonos para minimizar la culpa.

No hay sanación posible si no hay primero un proceso de perdón. El perdonar te descarga y te ayuda a sentirte más liviano. Cuando tienes un resentimiento con alguien te ves triste, rígido, se te endurece el rostro.

Promesas del Perdón
1. Reconciliación. El perdón te conduce a un proceso de reconciliación. Esto no implica que tengas que hablar personalmente con aquella persona por quien te sentiste lastimado, simplemente tráela a tu corazón y limpia tus resentimientos con ella. Todos los procesos de perdón te traen el regalo de la salud y la alegría. Muchas enfermedades nacen de resentimientos o ira reprimidos, que terminan produciendo en el organismo sustancias dañinas que afectan nuestra salud y bienestar.

2. Armonía en las relaciones. Con el perdón dejas atrás heridas y sentimientos dolorosos, cortando así las cadenas que te hacen daño al mantenerte atado a los demás.

3. Paz Interior.

4. Dejar el Pasado Atrás.
5. Libertad.
6. Recuperar el Poder Personal.

Distorsiones del Perdón

Muchos confunden el perdón con alguna de estas distorsiones.

1. Ocultar los Sentimientos. Colocarte máscaras de tranquilidad cuando tienes sentimientos encontrados que te convierten en un volcán. Muchas personas creen que ser espirituales no les permite sentir este tipo de emociones, por eso los ocultan.

2. Permitir o Justificar. Nos rehusamos a perdonar para protegernos de ser maltratados otra vez, pero perdonar no es permitir ni convertirte en víctima para que otros pasen por encima de ti, ni defender al otro que te agrede. El que perdones no te obliga a seguir permitiendo el daño.

3. Adoptar Actitud de Superioridad. Si sientes que eres superior espiritualmente y por eso estás obligado a perdonar, y luego haces alarde de tu perdón, no estás perdonando sinceramente. El perdón es humilde si se hace de corazón.

4. Sufrimiento. Si tu ego aún se siente lastimado, si dices perdonar y aún te causa dolor el recordar lo sucedido, no has perdonado. Muchos se someten a situaciones que los lastiman por simple resignación, mas interiormente se acumulan cargas y cargas que impiden su libertad.

5. Ceder el Poder Personal. Perdonar no implica que el otro pueda hacer contigo su voluntad. Sólo tú tienes el poder sobre tu vida.

¿Cómo puedes saber si ya has perdonado? Solamente observa la situación otra vez, recuerda a aquella persona que te lastimó, si al hacerlo se mueven en ti otra vez las mismas emociones, sientes rabia, tristeza, dolor, es tal vez porque te has convencido de un falso perdón.

Pasos del Perdón
Antes que nada separa la conducta del ser, puedes perdonar a la persona aunque su conducta haya sido inaceptable para ti. El perdón nace del corazón, sin embargo podríamos hablar de algunos pasos a seguir para alcanzarlo:


1. Reconocer y aceptar que hay en ti una herida.

2. Deshacerte del dolor. No es fácil, pero recuerda que eres inocente y no tienes de qué culparte ni por qué culpar a nadie.

3. Liberarte cambiando la visión. Trata de ver siempre más allá, con los ojos del alma.

4. Decide sobre la forma en que quieres seguir manteniendo tu relación con la persona que te hirió.

5. Sé Humilde.

6. No te duelas por haber perdonado.

Perdonar no es más que aprender a ver las cosas de otra manera, no rotular ni juzgar a nadie. Resentir es no permitir que la herida sane para poder vivir en el presente. El pasado no lo podemos cambiar pero lo podemos observar de otra manera.

Si has reñido con alguna persona reconcíliate con ella, sobre todo si se trata de alguien importante en tu vida.
Piensa que es mucho mejor ser feliz que tener razón.
Si en estos momentos no puedes fluir libremente con la vida, es que te estás aferrando a algo del pasado.
El amor es la solución.
Y el camino que conduce al amor es el del perdón y la reconciliación.
Estoy en paz y en armonía con cada persona de mi mundo.
Louise L. Hay
Y PORQUÉ PERDONAR ?
Cuando alguien te ofende
Cuando alguien habla mal de ti, a tus espaldas
Cuando te traicionan
Cuando te han estafado o engañado en tu buena fe
Cuando hayan abusado de ti
Cuando te mientan
Cuando te pagan mal, por bien
Cuando te llevan con doble cara
Cuando sientas que han sido injustos contigo...aun así...PERDONA
Sabes porque?
Porque ganas mucho mas con eso!!
Porque cuando perdonas, te liberas,
Porque cuando perdonas te limpias y estas en paz con el universo
Porque conservas tu buena salud fisica ,mental y espiritual
Porque cuando perdonas liberas fuerzas y energia positiva aun a favor de tus detractores
Porque cuando das amor el universo te devuelve amor